Wolfang Amadeus Mozart, el pianista y compositor de origen austriaco, se autocalificó como el hombre que ama a Dios, hecho que realizó al ponerse su nombre artístico “Amadeus”. Fue el padre del clasicismo, y el artista que hasta el día de hoy ha tenido más influencia en la música clásica. Se destacó en diversos ámbitos de esta arte, especialmente, con el piano, Mozart llegó a obtener una popularidad que está perenne y lo ha estado desde hace casi tres siglos. Este artículo, busca centrarse en su evolución con este último instrumento, analizaremos sus mejores piezas y nos adentraremos un poco en su historia.

Evolución de Mozart con el piano

Las aptitudes musicales de Mozart se empezaron a manifestar desde que el era apenas un infante cuando su padre descubrió el gran don que este poseía intrínsecamente. Fue el teclado uno de sus principales asistentes para poder brotar su talento. Empezó a desenvolverse en su localidad de nacimiento Salzburgo, a los cinco años esta eminencia que tenía incluso la capacidad de improvisar, ya hacía piezas musicales que eran contempladas por la aristocracia y la realeza Europea del momento y que hoy en día son valoradas.

A medida que fue creciendo, iba acumulando experiencias que le permitieron crecer profesionalmente en su campo, la vocación musical de Mozart era de semblante genético. Una de sus giras donde demostró su dominio con el Piano, la hizo con su padre y su hermana, tuvo la oportunidad de tocar para personajes políticos muy importantes de la época como Maximiliano Joseph III, el Rey Luis XV en Paris, Jorge III, para el Duque Leopoldo y el emperador Leopoldo II. En esta gira además, conocería a grandes músicos que le sirvirían de influencia para posicionar su talento.

Siempre fue un fiel practicante de la doctrina católica,esto le concedió la oportunidad de componer piezas para un Arzobispo que había sido escogido en ese entonces, también pudo dar serenatas y entre otras en misas. Mozart tuvo la oportunidad de ser parte de muchas cortes en Salzburgo.

Se presume que la suerte estuvo del lado de Mozart, para el momento de su existencia, solo los músicos que pertenecían a una corte, tenían la posibilidad de crecer en cuanto a fama. El caso de Mozart por su parte, trascendió de la corte, y alcanzó mucho más que esto, cobrando popularidad en su región y dándose a conocer.

Luego de una serie de sucesos que le ocurrieron en esta etapa de su vida como la muerte de su madre y la renuncia de la corte a la que pertenecía, lo llevaron a buscar nuevos horizontes, saliendo de su zona de confort y se traslada a Viena, donde pudo explotar todo lo que tenia para dar y donde se posicionó.

En Viena todo empezó con tendencias positivas, frecuentemente se presentaba como Pianista y seguía siendo el intérprete para iconos de la realeza, y esto le permitió consolidarse como el mejor Pianista residente en Viena. El éxito lo fue consolidando ya que ofrecía conciertos improvisados junto a otros músicos, y organizaba un concierto en cada estación para debutar con el piano.

Esta popularidad que Mozart alcanzó, le permitió extenderse por Europa, al punto que en sus últimos años de vida, componía piezas musicales para enseñar a las personalidades de los reinos en dicho continente, era un gran prestigio aprender con sus obras.

Una de los trabajos más significativos para Mozart fue “Gran misa en do menor, que la estrenó cuando hizo la presentación a su familia de su amada Constanza, mientras que el tocaba, y ella cantaba.

Las mejores obras de Mozart para Piano

Mozart fue un maestro en cuanto al Piano, elaboró las más prestigiosas notas que hoy en día son parte de la cultura universal y el delirio de todas las personas con estilos de vida clásicos. Entre el ranking de sus mejores notas se encuentran:

  1. Sonata para Piano 11. En la mayor, K.331/300i. Se desconoce su localidad de composición, pues no se sabe si fue en Salzburgo o en Viena. Las hipótesis han arrojado que nació para la fecha de 1778-1783. Es una de las más importantes obras de Mozart, los aficionados de la música le han variado las versiones, pero han conservado el origen que Mozart otorgó. Es conocida como la “Marcha Turca” y se da con tres movimientos donde primeramente se empieza con un ritmo variado en el marco Mozartiano, posteriormente se da paso a un minueto con aires de canto, y para finalizar el tercer movimiento es el más agitado, donde se aprecia lo que se conoce como la “Marcha Turca” y que ha sido modificado. Esta pieza se popularizó ya que había un gusto por la música militar turca en el momento, está adaptación exitosa empezó en Europa pero se extendió geográficamente. Para la época que esta pieza nació, era una trama común porque era la moda, lo que en otro orden de ideas se puede afirmar que la causa que llevó a Mozart crear esta obra musical, era la tendencia del momento, donde el Piano con pedales Jenízares era el instrumento más resaltante para su interpretación, tiempo más tarde, este fue adaptado a cualquier otro instrumento. Mozart fue realmente fanático de esta ola Turca militar, pues la recreó en operas y en sus más anhelados gustos musicales.

  1. Sonata para Piano 1. Se da en Do Mayor, K. 279/189d. Esta creación musical de Mozart remonta su nacimiento a los años 1773-1774. Para el momento, la tendencia era el romanticismo Italiano. Junto a seis piezas más de sonatas, Mozart se inspiro para darles vida antes de uno de sus viajes a Múnich, los nombres que recibieron este conjunto de sonatas fue “Pour le clavecín” y  “Pour le forte-piano”. La historia ha arrojado que esta obra es un perfeccionamiento de algo que había empezado con otros aires en años anteriores e incluso, que fue particular en el tiempo de elaboración, puesto que una parte fue hecha en 1773 y se concluyó en 1774. Los movimientos musicales que se aprecian en esta sonata son distribuidos de la siguiente manera “Allegro-Andante-Allegro” aunque diferentes autores han expuesto que consta de cuatro movimientos más. Por su parte, la melodía es más relajante y tranquila.

  1. Sonata para Piano 25. Se da en Do Mayor K. 503, la particularidad de esta pieza es que es una de las más largas creaciones de Mozart, puesto que dura aproximadamente 30 minutos y en sus conciertos generalmente la emitía con otro tipo de instrumentos como el clarinete, las trompetas y los timbales. Recibe el nombre también de “Concierto Emperador” fue hecha en Viena para la fecha de 1784 a 1786. Uno de sus últimos recitales, el cual le dio forma final en un concierto que hizo al lado de la Sinfonía Praga. Mientras que Mozart estuvo vivo, está obra fue interpretada en diversas oportunidades, pero el valor que esta obra solemne cobro, lo hizo después de su muerte, incluso, en la planificación que se iba a dar en el repertorio tuvo aceptación años después al punto de ser calificada como una de las más importantes en su aporte a la música. Esta Sonata hace referencia al que en su momento fue el himno de Francia, mejor conocido como la “Marsellesa” y en una parte de la interpretación, reluce un ritmo similar. Los movimientos musicales que se aprecian son el Allegro, que por cierto era uno de los favoritos de Mozart, hace presencia en la melodía de una manera repentina en repetidas ocasiones, es en este movimiento donde se puede deleitar de la fusión de melodías inspiradas en la anteriormente mencionada Marsellesa y aquella sinfonía súbita sigue presente ya que se da primero en un tono menor y minutos luego, majestuosamente se da paso a una interpretación en el tono mayor, en los movimientos de esta sonata también se da un Andante, que en otras palabras quiere decir que es una parte relajada, donde el protagonista es el viento, para luego dar paso a un Allegretto, se aprecia un ritmo inspirado en la Gavota, era una danza tradicional de Francia que Mozart también le dio vida en una de sus operas, y en esta sonata toma posición, al igual que la primera parte, se empieza en un todo menor pero termina de forma imponente. Es importante resaltar que esta fue una de las sonatas que tuvo más influencia en las obras de Beethoven.

 

  1. Sonata para Piano 16. Se da en Do Mayor, K. 545. Una de sus obras más conocidas, la Sonata Facile o la Sonata Semplice nació el 26 de Junio de 1788, también fue una de sus últimas creaciones y por declaraciones del propio Mozart, fue una obra que diseño con la finalidad de atribuir facilidad a los principiantes en el piano o para aquellos que solo desearan debutar algo sencillo. De esta se conoce que fue hecha en un verano pero no se sabe la tendencia de la misma, ya que en vida de Mozart, esta pieza no tuvo mucho auge, después de su muerte, si lo tuvo y se presume que por la sencillez este auge no se dio antes, sin embargo, su sencilla finalidad ha sido practicada hoy en día. Esta pieza, en las ocasiones que fue interpretada, era comúnmente acompañada de un instrumento llamado “El bajo de Alberti”. Los movimientos de esta majestuosidad, se da primero en un Allegro, donde usualmente se hacía uso del instrumento acompañante, aquí básicamente se da una evolución de tonalidades entre los tonos menor y mayor, que prosigue en un segundo movimiento o en este caso un Andante donde predomina Sol Mayor, pero con una fusión suave en todas las escalas de esta nota musical para terminar con un Rondo en tonalidad igual, mayor. Es un tema muy movido y la facilidad radica en que la pieza se basa prácticamente en una repetición de unas mismas notas musicales.


  1. Sonata para Piano 14. Se da en do menor K. 457. Da a luz el 14 de Octubre de 1784, sin embargo su publicación se dio en diciembre del año que le seguiría, esto por el propio Mozart cuando da vida a su álbum privado. Fue una de sus primeras sonatas que realizó en Viena y su creación duro aproximadamente diez años, las premisas son que la realizó para su gusto personal. También existe la premisa de que fue para darla a conocer a sus aprendices. Para el momento, las obras tenían una finalidad domestica y esta con una duración basada en dieciocho minutos, tenia esta corriente. En la época en que esta obra nace, en la vida de Mozart acababa de suscitar un hecho muy trascendente como lo fue la muerte de su madre, por ende se presume que esta sonata fue algo muy personal. La mayoría de las sonatas de Mozart se daban en una tonalidad Mayor, pero esta no tuvo esa gran característica, y por eso ya tenía una peculiaridad muy curiosa, ya que la historia ha concluido que la muerte de su madre tuvo influencia en esto. Entre otros de los datos curiosos que posee esta sonata, se encuentra que Mozart también tuvo otra pieza musical en tonalidad Menor llamada “La Fantasía” la cual tuvo una interpretación por separado pero una publicación igual, no obstante los expertos en este tema no habían podido concluir si son las mismas o no, lo cierto es que grandes diferencias existen; La Fantasía por su parte es de carácter improvisada y la sonata 14 era más elaborada. Efectivamente, hace pocos años se confirmó que fueron escritas por separado y que la relación quedó solo en sus tonalidades, otros los han llamado un seguimiento de dos piezas musicales, a pesar de que están relacionadas, son reconocidas como las dos obras que Mozart elaboro en tono menor. La sonata para piano 14 se da en los movimientos de Molto Allegro, aquí se presenta una pronunciada elevación de tono en dos oportunidades que posteriormente va bajando y ahí permanece, se prosigue con un Adagio, que no es más que una conexión entre el Allegro y el Allegro Assai que es el movimiento musical final en el cual se presencia un drama, es bastante largo y las tonalidades en generales de la pieza musical se basa en un abreboca con tonalidad mayor, donde se acentúa el tono menor de característica trágica.

 

  1. Sonata para Piano 7. Se da en do mayor K. 309/284b. La presente pieza musical de la que se habla fue producida para la fecha de noviembre de 1777 mientras se encontraba en un viaje alrededor de Mannheim y París. Fue una obra muy particular de Mozart puesto que dio paso a una nueva era sinfónica para él. El rigor de la escuela de Mannheim tuvo influencias en esta sonata, pues es muy trágica, dolorosa, transmite ese sentimiento de agobio que anteriormente no se había presenciado en las obras de Mozart. El singular personaje desahoga en esta obra experiencias que tuvo en la escuela, hace referencia a su profesor y a su hija, por la cual posiblemente sintió atracción y el padre de Mozart quien tuvo mucha influencia en el. Se inicia con un movimiento orientado al Allegro, prosigue en un Andante relativamente Adagio donde desarrolla esa experiencia que tuvo y termina con un Rondo, en el que se dan notas que son constantemente reiteradas. En evidencia queda la particularidad de esta pieza, donde Mozart da a conocer algo que sentía para el momento.

  1. Sonata para Piano 18 . Se da en  re mayorK. 576, se presume que fue la última obra que Mozart pudo realizar, ya que años más tarde de la composición, empieza la enfermedad y muere. Originó en Viena en la fecha de Noviembre de 1789. Se conoció una carta de Mozart donde se dirigía a su hermano para contarle de la realización de seis sonatas que daría a la princesa Friederike, hija del Rey Federico en Berlín y un juego de seis más para la ley, lamentablemente el final fue otro y Mozart solo completo esta. El trasfondo de la historia remonta en los hechos de que gracias al prestigio que Mozart había adquirido, personas importantes de la realeza europea le habrían encargado la elaboración de piezas musicales. También se tiene la idea de que no fue precisamente para la princesa que escribió dicha pieza, ya que es una pieza con dificultad, dando paso a la duda si ese fue el propósito, no obstante, esta obra musical en sí, se considera la más difícil a la que pudo dar vida Mozart, la dificultad radica en el delicado detalle de la parte contrapuntística, las cuales se presume que se basó en ese último viaje donde pudo ser atendido como un verdadero maestro. El tema se da con movimientos entre lo rápido y lo lento, pero gana la agilidad, una primera parte de carácter Allegro constituido en una repetición de lo que hace una mano y que la otra debe hacerlo, siguiendo en un Adagio con una melodía imponente pero bastante clara y cerrando con un Allegretto muy similar a lo que se presenció primeramente pero con característica de calma al final.

 

Mozart fue realmente un maestro y uno de los mayores aportes a la música, fue pionero, y personajes que en los siglos posteriores a la existencia de Mozart, deben su talento a este personaje, porque se consolidaron en base a su obra y pudieron consolidar ellos a la obra.